Vida

Si quieres proteger a tu familia más allá de la salud, el seguro de vida garantiza la tranquilidad en el futuro, ya que están pensados para proteger a los tuyos en caso de que tú faltes o te declaren una incapacidad que no te permita volver a trabajar.

Los seguros de vida son una opción cada vez más demandada. Con la contratación de este tipo de seguros, puedes estar tranquilo en múltiples aspectos teniendo garantía de que recibirás una compensación ante situaciones inesperadas. Los seguros de vida permiten que tus beneficiarios afronten una situación inesperada de la mejor manera, y también que tú, en caso de accidentes o situaciones que conlleven una incapacidad puedas encarar mejor la situación.

Los riesgos cubiertos por un seguro de vida se pueden dividir en dos tipos, en función de lo pactado en la póliza:
1- El riesgo principal que cubre un seguro de vida es el de fallecimiento por cualquier causa.
2- Los riesgos adicionalesi: Además del riesgo principal, un seguro de vida puede cubrir diversos riesgos adicionales, como alguno de los siguientes:

Enfermedad gravei: cubre el riesgo de padecer una enfermedad grave, dentro del catálogo de enfermedades recogido dentro de la póliza. Esta cobertura puede quedar anulada al alcanzar el asegurado una edad, momento en el que la probabilidad de padecer una enfermedad de este tipo es más frecuente.

Incapacidad temporal o permanentei: bien por accidente o enfermedad en el ámbito personal o laboral, algunos seguros de vida ofrecen cobertura adicional para el riesgo de quedar incapacitado para desarrollar una actividad profesional o laboral por culpa de un accidente.

Incapacidad o fallecimiento por accidente: otra cobertura adicional que pueden ofrecer los seguros de vida es la de la compensación extra por incapacidad o fallecimiento en caso de accidente, incluyendo el accidente de tráfico. Esta cobertura es especial porque suele ser mayor que la de la garantía principal del seguro, pudiendo llegar a ser el doble o el triple cuando se cumplen unas determinadas condiciones. Por ejemplo, el doble si el asegurado fallece en accidente de tráfico.

La póliza puede tener excluido el riesgo de fallecimiento durante la práctica de deportes de riesgo, lo que significa que, en caso de fallecer durante la práctica de esquí en alta montaña, por ejemplo, el beneficiario no quedaría cubierto por el seguro.

Además, también pueden existir periodos de para limitar temporalmente la cobertura del seguro (carencias). Por ejemplo, es muy típica la carencia por suicidio, que sirve para evitar que una persona que tenga pensado suicidarse contrate previamente un seguro.

Solicite Presupuesto Sin Compromiso De Seguro de Vida

COMPAÑÍAS CON LAS QUE TRABAJAMOS